EL INSTITUTO

NUESTRA HISTORIA

El Instituto Santo Tomás es una sección de la Fundación Balmesiana, de Barcelona. Fue creado el 7 de marzo de 2002 -dies natalis de Santo Tomás de Aquino- por el Patronato de ducha Fundación, a propuesta de su Presidente-Director, R.P. Pedro Suñer, SJ, aprobando asimismo su Reglamento propio dentro de la Fundación.

Los orígenes del Instituto se remontan al año 1933, cuando el jesuita Ignacio Casanovas i Camprubí, SJ (1872-1936) presentó una memoria al episcopado catalán “Sobre la fundación en Barcelona de un Instituto Católico de altos estudios” el cual debía enseñar la Filosofía escolástica siguiendo a santo Tomás de Aquino, como consta en los estatutos por él redactados. La guerra civil (1936-1939) se encontró con la sede del futuro Instituto prácticamente terminada: un admirable edificio de estilo gótico moderno, con sillería labrada en piedra de Montjuïc. Mas las armas obligaron a aplazar el proyecto, el cual quedó fecundado por la sangre del P. Casanovas, martirizado durante la cruenta persecución religiosa.

Otro jesuita, el P. Juan Roig Gironella SJ, fiel al deseo del P. Casanovas, fundó el 19 de enero de 1949 el Instituto Filosófico de Balmesiana, destinado a “fomentar, defender e incrementar el desarrollo de la Filosofía Cristiana”. Una de las primeras obras de este Instituto Filosófico fue la publicación de la revista de filosofía Espíritu. El Instituto Filosófico se vio enriquecido notablemente por las aportaciones de la escuela tomista de Barcelona -nacida en el marco de Schola Cordis Iesu, fundada por el jesuita Ramón Orlandis Despuig (1873-1958)-, sobre todo por el magisterio de Francisco Canals Vidal (1922-2009); así como por la estrecha vinculación con el centro de Barcelona de la Sociedad Internacional Tomás de Aquino (SITA).

Y así, el 7 de marzo de 2002, recogiendo el testigo de tan rica tradición filosófica, y deseando explicitar aún más la inspiración tomista del Instituto proyectado por el P. Casanovas, se fundó el Instituto Santo Tomás.

NUESTROS FINES

Los fines del Instituto Santo Tomás son:

a) el estudio y difusión del pensamiento de Santo Tomás de Aquino
b) el estudio y difusión de la Cultura Católica a la luz del pensamiento de Santo Tomás de Aquino
c) y el análisis de la cultura contemporánea a la luz del pensamiento de Santo Tomás de Aquino

De este modo, se adhiere el Instituto dócilmente al mandato de la Iglesia, expresado en numerosas ocasiones. Como, por ejemplo, en la encíclica Aeterni Patris del Papa León XIII:

“Con grave empeño exhortamos a que, para defensa y gloria de la fe católica, bien de la sociedad e incremento de todas las ciencias, renovéis y propaguéis latísimamente la áurea sabiduría de Santo Tomás … Por lo demás procuren los maestros elegidos inteligentemente por vosotros, insinuar en los ánimos de sus discípulos la doctrina de Tomás de Aquino, y pongan en evidencia su solidez y excelencia sobre todas las demás. Las Academias fundadas por vosotros, o las que habéis de fundar, ilustren y defiendan la misma doctrina y la usen para la refutación de los errores que circulan”.

Los patronos del Instituto Santo Tomás son:

  1. Santo Tomás de Aquino, Doctor Común de la Iglesia
  2. Santa Teresa del Niño Jesús, Doctora de la Iglesia

Además, el Instituto Santo Tomás está consagrado a:

  1. El Sagrado Corazón de Jesús
  2. El Inmaculado Corazón de María
  3. El Justo Corazón de San José

El escudo de corporación correspondiente al INSTITUTO SANTO TOMÁS de Balmesiana guarda la forma propia del escudo español, esto es, redondeado en la base con la forma de un arco de medio punto invertido.

Es un escudo en campo de azur, fileteado en plata. En el centro o corazón del escudo un Corazón de Jesús en plata, con corona de espinas y cruz trebolada. En los cantones diestro y siniestro de la punta sendas alas en plata, adosadas, extendidas y levantadas. Y en el punto del jefe un sol en plata no figurado.

El esmalte azur significa aquí la Inmaculada Concepción. El metal plata significa aquí la virtud teologal de la esperanza en la consumación del Reino de Cristo. El sol significa a santo Tomás de Aquino en calidad de Doctor común de la Iglesia. El Corazón de Jesús significa el triple amor del Verbo encarnado. Y las dos alas significan la fe y la razón.

La unidad significativa de este escudo se resume así:  El sol de Santo Tomás de Aquino (Pío XI, Studiorum ducem 3) guía nuestra razón y nuestra fe, que «son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad» (S. Juan Pablo II, Fides et Ratio pr.). Desde la propia pequeñez significada en el lugar inferior del escudo, enseñada por santa Teresa del Niño Jesús, la fe y la razón buscan contemplar en el Corazón de Cristo el triple amor del Verbo encarnado (Pío XII, Haurietis Aquas 15), tal y como hizo santo Tomás de Aquino, «Doctor encarnacionista» en el decir de Francisco Canals. Y así poder poner sólo en Él la esperanza de consumación de su Reino (Pío XI, Quas primas), que vendrá de la mano de la Inmaculada Concepción de María (beato Pío IX, Ineffabilis Deus 19).

CONSEJO DIRECTIVO

  • Director: Dr. Enrique Martínez
  • Secretario: Dr. Alessandro Mini
  • Dr. Miguel Ángel Belmonte
  • Dra. Carmen Cortés
  • Dr. Martín F. Echavarría
  • Dr. Xavier Prevosti hnssc
  • P. Lucas Prieto hnssc
  • Sra. Marina Villasuso

EL PROFESORADO

Dr. Stefano Abbate

Filosofía Política

Dr. José Mª Alsina

Filosofía Moral y Política

Dr. Mariano Bártoli

Filosofía de la educación

Dr. Miguel Ángel Belmonte

Filosofía Política

Prof. Emili Boronat

Historia

Dra. Carmen Cortés

Filosofía del Derecho

Dr. Martín F. Echavarría

Filosofía y Psicología

Prof. María del Mar Martínez

Derecho

Dr. Joan Antoni Mateo

Teología

Dr. Alessandro Mini

Filosofía y Derecho

Dr. Josep Maria Manresa

Teología

Dra. Mª Rosario Neuman

Filosofía

Dr. Xavier Prevosti

Filosofía

Prof. Lucas Prieto

Filosofía

Dr. Fernando Ruiz

Filosofía

Dr. Alejandro Verdés

Filosofía
Menú